• 655 866 729 de L-V: 10:00-14:00 y 16:00-21:00
  • lauranutricionln@gmail.com

 

¡¡DISFRUTA LA FRUTA!!

 

Ante todo, os pido mil disculpas por haber tenido el blog tan abandonado, ha sido un año de mucho trabajo para nuestra suerte. Doy mi palabra que apareceré por aquí más a menudo!!!!

Se oye, se escucha, se comenta, se dice, se lee….

¿Puedo tomar fruta después de comer?, O ¿debe de ser antes de la comida porque si no me engorda más?                          

¿Puedo tomar fruta por la noche?

¿Es verdad que la fruta tiene mucha “azúcar”?

¿Cuánta fruta puedo tomar al día?

Etcétera de preguntas similares basadas en bulos, leyendas y desinformaciones.

pero lo importante que NO SE ARGUMENTA, para saber con certeza hasta donde le damos veracidad a esos DIMES Y DIRETES.

En este post sabremos hasta dónde es verdad y hasta donde NO.

 

Pues bien, lo que sí tenemos claro es que la fruta es un componente esencial de una dieta saludable y que junto con las verduras un consumo diario suficiente podría contribuir a la prevención de enfermedades importantes como las cardiovasculares y algunos cánceres.

Hemos recogido algunos datos que nos facilita la OMS (Organización Mundial de la Salud):

  • Un consumo suficiente de frutas y verduras podría salvar hasta 1,7 millones de vidas cada año.
  • La ingesta insuficiente de fruta y verdura es uno de los 10 factores principales de riesgo de mortalidad a escala mundial.
  • Se calcula que la ingesta insuficiente de frutas y verduras causa en todo el mundo aproximadamente un 19% de los cánceres gastrointestinales, un 31% de las cardiopatías isquémicas y un 11% de los accidentes vasculares cerebrales.

Partiendo de esta base desterramos parte de aquellos bulos o desinformaciones que circulan por las redes.

Una de las frases que más me “chirría” es LA FRUTA TIENE MUCHA AZÚCAR, ¿perdona?, ¿hola? No nos volvamos locos por favor y disfamemos de esta manera. Mostraremos la composición nutricional de la fruta, sin ocultar ni mucho menos su contenido en azúcares simples, nada para echarnos las manos a la cabeza… pero sin olvidar tampoco el resto de características nutricionales que hacen que el consumo de fruta sea completamente diferente desde el punto de vista metabólico que el hecho de aferrarse al azucarero.

En este terreno hay una absoluta unanimidad por parte de las asociaciones médico-sanitarias a la hora de promocionar entre la población general el consumo de frutas para la prevención y reducción del riesgo de diversas complicaciones metabólicas, de forma clásica, obesidad, diabetes, enfermedad cardiovascular… Otra cosa es el consumo de sus zumos, aunque sean naturales. En este caso, las mismas entidades sanitarias desaconsejan el uso de los zumos como opción habitual o como sustituto del consumo de la fruta como tal. A diferencia de las frutas, el consumo habitual de zumos está asociado a la obesidad y por lo tanto desaconsejado. Que no se sustituya un zumo de frutas, aunque sea casero, por una pieza de fruta. Y si lo hacemos habitualmente cambiemos ese hábito.

La composición de las frutas depende, en gran medida, en función del tipo de fruta y de su grado de maduración.

El principal valor nutricional de las frutas es su contenido en:

  • VITAMINAS: destacando el contenido de Vit. C (necesaria para el crecimiento y reparación de tejidos, ayuda a la absorción del hierro y forma una proteína (colágeno) hasta ligamentos y vasos sanguíneos) y de provitamina A (ayuda a la formación y mantenimiento de dientes, tejidos blandos y óseos, membranas mucosas y piel sana.) ambas de acción antioxidante
  • MINERALES: abunda el potasio (necesario para la transmisión del impulso nervioso y para la actividad muscular normal). También aportan magnesio (relacionado con el funcionamiento del intestino, nervios y músculos, forma parte de huesos, dientes, mejora la inmunidad y la resistencia ante enfermedades degenerativas.)
  •  FIBRA: en las frutas frescas se encuentra en una proporción entre el 0.7% y el 4.7%. Las frutas con un menor conteniendo en agua o cuya porción comestible contiene semillas, tiene valores de fibra dietética más elevadas. El contenido en fibra se reduce cuando la pelamos. Así en las manzanas, se reduce un 11% y en las peras sobre un 34%

  • AGUA: es el componente mayoritario en todos los casos. En general constituye más del 80% de la porción comestible, oscilando entre un 82% las uvas, un 90% las fresas y hasta un 93% la sandía.

Para satisfacer las necesidades diarias que permitan cubrir los requerimientos de estas sustancias, según la OMS, comer al menos 5 raciones (400g) de frutas y verduras al día reduce el riesgo de desarrollar enfermedades no transmisibles y ayuda a garantizar una ingesta suficiente de fibra dietética. Teniendo este dato en cuenta, hay que decir, que hablamos de manera general y no siempre se puede aplicar a todo el mundo. Son consejos que están validados en población general pero que a lo mejor a ti en concreto no te vienen bien por alguna patología diagnosticada o por cualquier otra razón.

Es preferible consumir fruta de temporada por eso os dejo este enlace para que podáis ver que fruta nos toca, clasificada por meses.

http://frutas.consumer.es/calendario-frutas

Tomar cuanta más fruta mejor siempre y cuando no se desplace la ingesta de otros nutrientes o alimentos importantes. Digo esto porque en el día a día mis oídos oyen que mucha gente sólo cena fruta por dietas muy estrictas o porque se lo ha dicho la vecina, como algo puntual o circunstancial no tiene mayor importancia, pero si se alarga en el tiempo y además el resto del día no está compensado nutricionalmente es probable que haya un déficit de proteínas o cualquier otro nutriente importante. 

Comentarios  

0 #2 Maria Romero 28-08-2017 13:26
Gracias por la información
Citar
0 #1 Maria Romero 28-08-2017 13:25
Me encanta la explicacion por ser simple, objetiva y concreta. Gracias Laura
Citar

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar